"El Nazareno"
Boletín nº 16 Cuaresma de 2.000
Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno de El Viso del Alcor  

Editorial El Hermano Mayor Escribe el Párroco El Convento pudo también desaparecer Una Semana Diferente X Aniversario del Pregón Nazareno Boletines anteriores

Volver Menú Principal
 














EDITORIAL

  • Hermano:

  • El Señor tiene ya su capilla nueva, está en el mismo lugar, en el mismo sitio donde ha estado siempre. Por más que la memoria vuelque sobre sí todas sus recuerdos, este ha sido el lugar donde encontrar, cada vez que vamos a verle, la imagen del Jesús Nazareno de nuestro pueblo.
    El Señor, podríamos decir, tiene su lugar de culto ya apropiado y gracias sobre todo a la ilusión y al convencimiento de que Él se lo merecía.
    Sí, la capilla ha sido restaurada y no solo eso sino que tiene un nuevo esplendor y una nueva cualidad, la artística, porque es una total y verdadera obra de arte la que se ha construido para albergar nuestras queridas y siempre amadas imágenes.
    Pero, querido hermano, ¿la has visto?, ¿has tenido un rato de tiempo, de tu precioso tiempo, para recrearte en la preciosidad que allí hemos construido?, ¿Cuánto tiempo hace que no vienes por nuestro templo?, ¿Cuánto tiempo hace que no vienes a rezar, a meditar o simplemente a agradecerle al Señor tu existencia y la felicidad de los tuyos?.
    No hay, no existe excusa ninguna que no te permita al menos una vez a la semana venir a nuestra iglesia y participar nuevamente de la fe de tus mayores y del amor por el Nazareno de El Viso, que compartimos mas de un millar de visueños.
    Que el nuevo altar sirva para que sea mucho más visitado el Señor cargado con la cruz de nuestras faltas y para que nuevamente tengamos la necesidad de verle y sentirnos bien con su dulce y apaciguadora mirada.
    La Junta de Gobierno.

EL HERMANO MAYOR

Queridos Hermanos:
Una Cuaresma más tengo la satisfacción de ponerme en contacto con vosotros con motivo de los cultos a Nuestro Padre Jesús Nazareno.

En este año que tanto ha dado que hablar, la Iglesia celebra el Año Jubilar, 2000 años del nacimiento de Cristo. Para nosotros es un año muy importante, porque uno de los objetivos principales que nos habíamos propuesto era la inauguración del Retablo de la Capilla.

Ha sido una obra ejemplar, hecha con el corazón, de hermanos que han puesto en ella todo lo mejor que de su profesión han aprendido. Debemos sentirnos orgullosos por esta gran obra que días atrás bendijo el Excmo.y Rvdmo.Sr.Arzobispo, el cual quedó prendado por su belleza.
 

A todos los que de una forma u otra han hecho posible que hoy tengamos en la capilla esta magnífica obra, enhorabuena, y darles las gracias en mi nombre y en el de todos los hermanos que componen esta Corporación que me digno en presidir.

Con referencia a la restauración de las imágenes del retablo, deciros que van muy adelantadas, y que están quedando como nuevas, como habréis podido ver por los distintos medios de comunicación locales. Pero para esta fase como para la siguiente, que es la más importante, hace falta mucho dinero. Se ha puesto en marcha una campaña para que todos los visueños colaboren. Espero que por la parte que nos toca participemos de forma preferente en su consecución.

En otro orden de cosas deciros que el Grupo Joven instaló en la nave central un Belén, que fue visitado por numeroso público, cada año esperan aumentar su tamaño y calidad. Son a ellos a los que debemos de apoyar porque son los que el día de mañana van a dirigir este barco.
Como mandan nuestras Reglas os espero en los cultos en honor a nuestro Sagrado Titular y en todos los actos que esta Hermandad vaya a realizar durante la Cuaresma. Que Él os bendiga.

                                                                         Vuestro Hermano Mayor
                                                                           Arsenio Jiménez Jiménez



NUESTRO DIRECTOR ESPIRITUAL Por D.José Mª.Alonso del Real Montes (Párroco de Sta.María del Alcor)
  A la hora de la Noche en que Jesús es juzgado por dos tribunales injustos (el Sanedrín de Judíos y el poder administrativo de de Roma en la Persona de Poncio Pilatos), y por sus miembros discípulos que huyen, y aún más... le niegan ante hombres, que sigue vivo el mandato de un Dios, que se hace hombre para poder salvar de nosotros esa imagen que nos hace amables a Dios: "velad y orad, para que no caigáis en la tentación".
"...¿Bastará solamente, en la discreción y en la añoranza de tantos años, entrar en la habitación de la casa, que guarda tantos recuerdos de abuelos y padres, para vestirse esa túnica morada, ceñirse el cinturón de esparto y ese sufrido capirote Nazareno?..."
Serán esas en que el viernes Santo, cada hermano y hermana de esta cofradía os dirijáis discretamente a un templo memorable para todos, el convento del Corpus Christi, que encierra muchos años de fidelidad a la Pasión de Nuestro Dios y Señor, Jesucristo.
¿Bastará solamente, en la discreción y en la añoranza de tantos años, entrar en la habitación de la casa, que guarda tantos recuerdos de abuelos y padres, para vestirse esa túnica morada, ceñirse el cinturón de esparto y ese sufrido capirote Nazareno...? Quizás sea preciso, para que no nos atolondre el sueño, como a un Pedro, Santiago, Andrés y Juan, que no son capaces de velar con Jesús una sola hora, despertar y velar en esta madrugada. Vosotros, quiénes acompañaréis la imagen de Jesús Nazareno por la vía Dolorosa, hacia el Calvario, deberéis poner todos los sentidos para que en este año dos mil, año de la Alegría de vernos libres por la Encarnación de Dios para el perdón de nuestros pecados, sintáis que en vuestra vigilia, en vuestra estación de Penitencia no estáis solos, sino que acompañáis a Dios encarnado para completar en vuestra carne lo que falta a la pasión de Cristo que es su Iglesia... Es preciso que reconozcáis el gran don que os ha hecho el Señor para no huir en esta hora (san Juan, el único que persevercon María junto a la cruz de Jesús os invita de un modo muy radical a ello)

en que todos huyen de aquel a quien acudían para ser curados de sus enfermedades.
Mirar a Cristo caminando hacia el Calvario con la cruz a cuestas, solo acompañado a la fuerza por Simón de Cirene, os invita a no darle más la espalda a este Dios, que no viene a castigar, sino a perdonar con su obediencia nuestras desobediencias a Dios; esas desobediencias que nos denigran y esclavizan, los pecados personales (ira, soberbia, envidia, avaricia, lujuria, gula, pereza...) que nos animalizan en vez de
"...Sí, mirar a Jesús nazareno, que camina ante vosotros, os ha de llevar, en este dos mil, a sentir con Él, el peso de la responsabilidad de vuestros mayores, que no pasaban estos días en vano, sino que querían unirse con Él en la Pasión para liberar a tantos...."
engrandecernos y sentirnos Hijos con este Hijo de Dios. Sí, mirar a Jesús nazareno, que camina ante vosotros, os ha de llevar, en este dos mil, a sentir con Él, el peso de la responsabilidad de vuestros mayores, que no pasaban estos días en vano, sino que querían unirse con Él en la Pasión para liberar a tantos. Que en vuestra penitencia sintáis el peso de vuestros antecesores en ese camino del Calvario, en el que se echaban atrás los respetos humanos y solo estaba el Jesús verdadero dando fuerza para caminar con Él hasta la cima de vuestra Alegría, libertad y salvación; Él es el amigo que no falló a vuestros padres y abuelos, a vuestros antepasados; cuya misericordia es eterna y espera vuestra ayuda cuando todos se avergüenzan y se alejan de Él. Dad la cara por el que os amó y por vosotros se entregó pagando el rescate para vuestra libertad: la libertad gloriosa de los hijos de Dios. Romped y no tengáis miedo a Jesús. No os avergoncéis de vuestra Familia, sabiendo con la fuerza de Jesucristo dar razón de vuestra esperanza.

 


EL CONVENTO TAMBIÉN PUDO DESAPARECER Cuando este boletín vea la luz en su nuevo número, dos importantes obras se han llevado a cabo en el templo conventual del Corpus Christi: una, ya terminada, el retablo de la capilla de la venerada imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno; y la otra, aun en vías de ejecución, no menos importante, tanto por su magnitud como por lo que supone el recuperar y mantener nuestro legado histórico-artístico: la recuperación del retablo mayor de dicho templo. Con motivo de ello y tras haber tenido la oportunidad de estudiar un documento histórico referente a la clausura y apertura del convento de nuestra localidad, no he dudado, desde el momento en que recibí la grata invitación de ésta mi Hermandad, como en otras ocasiones para ocupar un lugar en este boletín, de hacerlo en esta publicación no tanto sacando a la luz ciertos y curiosos datos históricos sino más bien con la intención de ofrecer un sincero y merecido homenaje a una persona, sacerdote por más señas, que luchó heroicamente para que éste y otros artículos análogos no pudieran haberse titulado "el convento que hubo en El Viso", "el convento que desapareció"... Analizando dicho documento se deduce claramente con el entonces cura párroco, D.PRIMITIVO TARANCÓN, persona a la que me refiero y debemos la dicha hoy de ver el convento en pie; se anticipó, procuró, se resistió y luchó a que quedara en un estado lamentable de deterioro que hiciera casi imposible su recuperación como, al menos, hoy lo tenemos y lo que por él se está haciendo que creo debe ser el inicio de una labor que lo reintegre en su totalidad dentro de un proceso como parte viva de nuestra historia.
Ese interés al que aludo queda manifiesto desde el punto y hora en que D.Primitivo recibe con fecha 5/11/1891 del Negociado de Obras Públicas del Ayuntamiento de nuestra localidad, notificación nº117 sobre el reconocimiento de dicho templo conventual por el perito de albañilería de la villa por orden de la Alcaldía; donde se la hace saber al interesado que el techo está en "estado ruinoso con las maderas podridas" por lo que "ofrece peligro para los fieles". Desde aquí y hasta 1.896 en que comienzan las obras y hasta 1.908 en que se acaban (finales de octubre) el esfuerzo de D.Primitivo por mantenerlo fue más que loable, pues vista la actitud de la otra parte interesada, el Sr.Duque de Tarifa, quedan presunciones e interrogantes que nos cuestionaría y desvelaría cuál era su verdadero interés, y no precisamente, pienso, era el de la conservación del edificio. Esta certeza se desprende del remite que con fecha 05/02/1892 el Sr.Administrativo en Sevilla del Excmo.Sr.Duque de Tarifa remite al Sr.Cura Párroco, interés de éste artículo, por el que le comunica el Sr.Duque no ve oportuno hacer obra en su iglesia del convento disponiendo su clausura; por lo cual solicita la entrega de las llaves bajo acta notarial donde conste además el inventario de las "efigies, cuadros y demás objetos". Esta diligencia se ve reafirmada por la notificiación de la Secretaría del Arzobispado de Sevilla que en fecha de 15/02/1892 es dirigida al cura párroco dela villa instándole a hacerse cargo de las llaves y prohíba la entrada en el templo excepto en la zona que no existe peligro (era la capilla donde hoy sigue estando la imagen del Nazareno) hasta tanto se efectuen diligencias para la posible rehabilitación de la iglesia conventual. La presteza de D.Primitivo y el hecho de que esta zona no esté afectada del mal estado será una argumentación decisiva para no dejar convercerse ni dejar en abandono el resto del edificio; porque aunque el convento se cierra en 1.891 y 1.892 también se procede a la clausura de la capilla del Señor (aún no ofreciendo peligro) al final bajo la instancia que D.Primitivo hace a la Casa y Estados de Tarifa consigue el beneplácito de la misma según cesión temporal que hiciera, para el culto en esta villa de esa iglesia, el Sr.Duque de Medinaceli. En esa negociación el Sr. Cura Párroco argumenta, además, que el abandono y cierra hace peligrar aún más tanto el edificio como el retablo y la imaginería allí contenida y que en ningún momento se le pide al Sr.Duque de Tarifa que corra con los gastos de restauración; sino que recapacite para su apertura al público tanto por salvar el edificio como por la necesidad que de él tiene la feligresía del pueblo por no haber otro templo más que la parroquia.
La aceptación final se fecha en carta remitida de Madrid por el Sr.Duque de Tarifa el 11/07/1894 a D.Primitivo Tarancón por la que autoriza la apertura si dan el visto bueno dos arquitectos que certifiquen el estado no ruinoso del edificio, siendo el coste pericial a cargo del párroco y el Ayuntamiento. Esta tarea fue llevada a cabo por D.Francisco Aurelio Álvarez y Millán y D.José Sáez López, arquitectos provincial y municipal de Sevilla, que elevan informe certificando: "su completo estado de ruina /.../ por el paso del tiempo y goteras en la cubierta en lo referente en la nave central"; en perfecto estado se encuentran la capilla de Nuestro Padre Jesús "pudiéndose dar culto en ella". Esto último será, como antes decía, la clave argumental para poder seguir con el culto en dicho templo y el empuje para iniciar su rehabilitación. Estando dentro, claro está, sería más fácil su reforma y saneamiento. Así dos años más tarde (1.896) comenzarían las obras las cuales no serían fáciles pues se dilatan hasta 1.908, año en que definitivamente se abre la totalidad del templo.

 
Francisco José Morillo Benítez
 



 
 




UNA SEMANA DIFERENTE

Para algunos esta Semana será diferente, sera una semana de vacaciones y de ocio. Para otros semana de Fe y oración, de Cristos Yacentes y Dolorosas con lágrimas en los ojos y espadas en el corazón.
Pero si recordamos a Jesús no es porque sufrió y murió sino porque Resucitó.
Nadie evoca ni celebra la muerte de nadie, ni se extiende el dolor del Viernes Santo, sin la apoteosis del Domingo de Resurrección. Por eso la Semana Santa no puede considerarse como una enfermiza y caduca forma de recrearse en el Dolor, sino como afirmación rotunda y gozosa de que a través de la cruz se llega a la Pascua, que es Luz, Vida y Esperanza para los creyentes. Esta es la base de nuestra fe cristiana.
Hay algo que los cristianos y en especial los buenos Jesuistas debemos evitar en Semana Santa: convertirnos en meros espectadores de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo. A este Dios sólo se entiende cuando sabemos amar a los que sufren, acercarnos a ellos y compartir su pasión. Como "la Verónica" y "el Cireneo" del Evangelio. La Semana Santa es buena ocasión para mirar a nuestro alrededor, porque son muchos los cristianos anónimos que cargan con su cruz y suben al calvario. Arrimar el hombro al dolor de este mundo es el mejor modo de resucitar con Él.
Quiero aprovechar esta ocasión para criticar duramente a algunos personajes de la sociedad actual y que fercuentemente dan esta respuiesta "Soy creyente pero no practicante". A mi juicio tal respuesta manifiesta cierta incoherencia, no siempre exenta de posible responsabilidad. ¿Qué decir de los deportistas que nunca hacen deporte, de los escritores que nunca escriben... y de los cristianos que nunca practican?. Lo mejor que cabría decir de ellos es que sólo son deportistas, escritores y cristianos a medias, de nombre y no de hecho.
Es claro que un auténtico cristiano y Jesuista no debe darse separación entre su fe en Cristo y la vivencia y práctica de esta fe. La fe es un don de Dios, que a nadie niega y a la vez una semilla que se ha de hacer fructificar.
Puede disminuir, crecer y hasta perderse. Si la fe no se alimenta con la Palabra de Dios y los Sacramentos y no se vive como encuentro y experiencia gozosa con Cristo y los hermanos que impulsa luego al testimonio y al compromiso de la misma fe, que a nadie le extrañe que se pueda diluir, disminuir y llegar a perderse por completo. Por favor hermanos de la Hermadad de Jesús que esto último no ocurra nunca, acercaros a la Hermandad, participad de los cultos y de nuestra Solemne Función Principal, pero participad de una forma coherente con fe sencilla y con pleno arrepentimiento del pecado. Seguro que si esto lo hacemos el Señor de El Viso que es nuestro Señor Sacramentado en el Sagrario nos lo premiará y así lograremos hacer de esta Semana Santa UNA SEMANA DIFERENTE

Fco.Javier Jiménez Roldán



 

























X Aniversario de nuestro Pregón Nazareno

Parece mentira pero han transcurrido diez años desde que en un Cabildo de Oficiales de la última Junta de Gobierno que presidió ese prohombre de nuestra Corporación, nuestro querido y recordado Juan Martín, decidimos realizar un Pregón propio, algo que no fuese un remedo del que se realiza en honor a nuestra Semana Santa en la mañana del domingo de Pasión, sino un canto, una exaltación a esa bendita circunstancia que se ha dado en nuestro pueblo al escoger a Nuestro Padre Jesús como norte y guía de vida y, como no, un devoto culto particular y excelso a Nuestro Señor y a su bendita Madre del Mayor Dolor.
Recuerdo aquella Junta de Gobierno en la que pusimos todo nuestro anhelo en acrecentar el Culto a nuestros Sagrados Titulares y en este sentido concebimos este Pregón; allí nos reuníamos algunos hermanos que hoy no estamos en la dirección de la Hermandad como el Maestro "Lopa", Manolo Roldán, Diego "Claveles" o Diego León, entre otros, junto a algunos de los que hoy la rigen como Arsenio Jiménez. En aquella génesis de nuestro Pregón Nazareno elegimos como primer Pregonero a uno de los oificiales de la Junta, al que era Diputado de Formación y Apostolado, Jesús Bonilla, el hombre que ya había recibido de su padre, Salvador, esa enorme responsabilidad, como ya dije en su presentación, que tuve la suerte y el honor de realizar en el Pregón, el ser el Capataz del Señor, el encargado de conducir el Paso de Nuestro Padre Jesús por las calles de El Viso, por ese templo de inmensa devoción seráfica en que convertimos a nuestro pueblo en la mañana en la que rememoramos la salvática secuencia de Jerusalén: el Nazareno cargado con la Cruz camino del Calvario.
Aún permanecen en mi memoria, creo que jamás olvidaré, los preparativos, la ilusión de aquel Pregón Nazareno iniciático junto con mi querido compañero en la Secretaría José Luis León: la convocatoria con la fotografía del pie del Señor, las citaciones, la busqueda de la Marcha Nuestro Padre Jesús, ...todos los preparativos para que todo saliera perfecto.
Después, los nervios del día, el inicio y el imborrable recuerdo de un excelente, emotico y magnífico Pregón de Jesús, nuestro Capataz del que yo siempre pienso que tenía que haber sido ya Pregonero de la Semana Santa por ser hombre de fé, inmenso devoto del Señor y gran orador. Finalizando el Pregón vinieron las copas de rigor, un gran rato de convivencia y la típica entrega del Cuadro conmemorativo.
Diez años han pasado ya y en ellos hemos tenido grandes pregones de los que he recordado el costalero y entusiasta de Javier Bonilla, el tradicionalmente devoto de mi hermano Jesús, el cargado de vivencias inmensas de Fernando Rueda, el entrañable, cotidiano y literariamente perfecto de José Ramón Jiménez, el descriptivo e histórico de Juan Belloso y, como no, el siempre especial para todos por su trayectoria personal de Jesuista de pro de Manolito Roldán que recuerdo como me llegó al alma y emocionó inmensamente.
No puedo dejar atrás en este recuerdo conmemorativo a todos esos jóvenes que también ocuparon con acierto y devoción en todos los casos esta Cátedra Nazarena.
Al realizar este balance tengo la convicción de que acertamos con el invento, que los objetivos que trazamos se vienen cumpliendo y la tarde del Pregón Nazareno se ha convertido ya en una cita ineludible en el afán visueño de engrandecer el nombre sobre todo nombre que en esta localidad es el de su Señor Nazareno.
Se cumplen los diez años y, quien sabe, a lo mejor algún día el Señor quiere que vaya a ser, como a mi Padre, el más grande amante de Nuestro Padre Jesús que he conocido y que supo transmitirnos su devoción y su amor o a mi Madre, que continúa educándonos día a día en la fe, a los que estoy seguro les encantaría que fuese Pregonero de Jesús Nazareno. El Señor dirá.

Manuel Jesús Belloso León.